Escritores argentinos con el pueblo de Chile

H65WEM2RRZBXRPY4U4X5JT2HKE

La Asamblea Autoconvocada de Escritoras y Escritores de Argentina manifiesta su apoyo y solidaridad absolutos al pueblo hermano de Chile. Uno de los pilares fundamentales de la vida democrática es la garantía de libre expresión y manifestación de los pueblos y la seguridad de que quienes gestionan sus destinos actúen y determinen sus políticas responsablemente y conforme a la Ley. El cuidado por las palabras debería ser un asunto de estado y tomamos con angustia y preocupación que el presidente Piñera haya manifestado un estado de guerra que parece avalar el accionar aterrador, insólito y propio de las dictaduras de las fuerzas de seguridad en el país hermano. A pesar del evidente cerco mediático con el que se pretende ocultar la información llegan testimonios incontrastables del accionar al margen de la Ley de quienes deben salvaguardar la vida de las personas. No al toque de queda, no a las detenciones arbitrarias, no a la infiltración de agentes en las manifestaciones populares, no a las desapariciones, a la vejaciones y a la salvaje y cobarde represión desatada.

Que el país de voces dulces y profundas como la de Violeta y Nicanor Parra, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Víctor Jara y tantas otras recupere ya su dignidad y el respeto por la vida y las instituciones democráticas.

Firman: Claudia Piñeiro, Sergio Olguin, Marcelo Figueras, Guillermo Martínez, Enzo Maqueira, Julia Magistratti, Julián López, Antonio Santa Ana, María Inés Krimer, Claudia Aboaf, Debora Mundani, Cynthia Edul, Gabriela Cabezón Cámara, Paula Pérez Alonso, Patricia Kolesnicov, Luis Sagasti, Silvia Schujer, Andy Nachon, Gabriela Massuh, Mercedes Araujo, Gonzalo Unamuno, Carla Maliandi, Marcelo Guerrieri, Jorge Yako, Guadalupe Faraj, Union de Escritoras y Escritores, Álvaro Astudillo, Daniel Tevini, Valentina Vidal, Cecilia Szperling, Marcelo Rubio, Inés Kreplak, Pía Bouzas, Daniela Giorgetta, María Negro, Jorge Consiglio, Claudia Sobico, Juan Marcos Almada, Silvia Beatriz Bolotin Kogan, Mirtha Caré, Martín Echeverría, Margarita Maine, Irene Chikiar Bauer, Gustavo Pecoraro, Lucio Madariaga, Ernesto Korovsky, Juan Pablo Abraham, Giselle Aronson, Olga Wornat, Sergio Fombona, Márgara Averbach, José María Gatti, Daniela Pacilio, Gabriela Larralde, Jorge Aloy, Sandra Gasparini, Francisco Cascallares, Paula Tomassoni, Javier Núñez, Osvaldo Rassetto, Christian Hertel, Bruno Polack, María Ferreyra, Ariel Urquiza, Mercedes Moglia, Eugenia Almeida, Ariel Hernán Toledo, Marcos Antonio Zalazar, Mauricio Koch, Alejandra Correa, Cecilia Palacios, Olivia Diab, Luciano Saracino, Ivón González, Laura Ramírez Vides, Lidia Fernández, Nicolás Normando Loyarte, Cristian Molina, Gaby Comte, Haidu Kowski, Claudia Masin, Patricio Emilio Torne, Melina Alexia Varnavoglou, Nicolas Normando, Alejandra Mendez y Elizabeth Bergallo.
ASAMBLEA AUTOCONVOCADA DE ESCRITORES

Los 55 de Mafalda

450aa0458abb8867480e861df47cb5a3_MAIN

¡Cuidado! Es necesario estar prevenido. Nunca se sabe de qué manera los pequeños gestos pueden decidir nuestro destino. Esto lo sabe muy Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, quien nunca sospechó que una frustrada campaña publicitaria sería el origen de un personaje que traspasó generaciones y fronteras hasta convertirse en un ícono de lo argentino. Precisamente, el producto cuya campaña publicitaria le encargó la agencia Agnes Publicidad se llamaba Mansfield, un nombre que sonaba tan extranjero que era necesario argentinizarlo. Y allí fue Quino, por encargo de Miguel Brascó que le derivó el encargo porque tenía demasiado trabajo, a encargarse de la nacionalización. Así nació la argentinísima Mafalda, en el año 1963. Pero lo cierto es que fue un parto complicado y nació en dos etapas. La campaña no se concretó y antes de hacerse famosa estuvo guardada en un cajón del escritorio de Quino hasta que Julián Delgado, secretario de redacción Primera Plana, le pidió una historieta para ese edo. Fue así que Mafalda salió a la vida el 29 de septiembre de 1964. El resto de la historia la conocen bien todos los argentinos y también quienes no lo son ya que la tira que tiene la tiene como protagonista ha sido traducida a unos 30 idiomas, desde el italiano y el francés hasta el hebreo y el guaraní. En esta última lengua, la comida más odiada por Mafalda, la sopa, se llama jukysy.

Cuando la chica de tinta más famosa cumplía diez años, su creador decidió dejar de dibujarla. “En la Argentina la violencia política era muy fuerte, pasaban demasiadas cosas y yo entendí que si continuaba haciendo Mafalda no podía dejar de hablar de eso. Entonces preferí dejar de dibujarla”, explicó en una entrevista pública en el Salón del Libro de París en marzo de 2014. Desde entonces dijo no saber nada acerca de la vida de Mafalda y sus amigos y desconocer si finalmente Miguelito se casó con Susanita. Pero ante la pregunta de qué hablaría Mafalda en el presente no dudó: “De la inmensidad de la estupidez humana”.

Si el mundo ya estaba afiebrado y enfermo en los 60 al punto de que Mafalda acostó el globo terráqueo en su cama y le controló la temperatura, en este momento debería internarlo en terapia intensiva con pronóstico reservado. De seguir apareciendo hoy, la chica anti sopa comprobaría que el famoso “palito de abollar ideologías” utilizado por la policía no sólo no se ha abolido, sino que ha mutado hasta adquirir las formas más perversas. En la Argentina macrista, además, tomaría conciencia de la absoluta vigencia de la conclusión de Manolito “Es imposible amasar una fortuna sin hacer harina a los demás.” Seguramente Susanita sería una chica “pro vida” de pañuelo celeste, la angustia de Felipe llegaría a niveles insospechados y no cesaría de repetir su famosa pregunta ¿No sería hermoso el mundo si las bibliotecas fueran más importantes que los bancos?”. Manolito, por su parte, trataría de explicarse por qué, a pesar de sus esfuerzos, al almacén Don Manolo entra cada vez menos gente. En medio de la crisis, quizá sólo se salvaría el laboratorio que producía las pastillas Nervocalm, que en la Argentina de hoy sería un producto de venta masiva que los crispados argentinos comprarían no por cajita, sino por kilo. Es más que seguro que ante el hecho de que Donald Trump llegó a la presidencia del país más poderoso del mundo, Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales de Brasil y Macri gobierna la Argentina, Mafalda volvería a preguntarse: “¿Y Dios habrá patentado esta idea del manicomio redondo?. La pequeña Libertad, además, encontraría los argumentos más contundentes para reforzar su afirmación: “Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen.” Su reflexión, de increíble actualidad, nació cuando aún no se había acuñado el concepto de fake news y el criterio de post verdad todavía no se dibujaba en el horizonte.

En un punto, con Mafalda sucede lo mismo que con Sigmund Freud: sus frases y conceptos han pasado a formar parte del sentido común y tal es su penetración que los utilizamos a diario, sin darnos cuenta, para intentar explicarnos el mundo. Quizá es que Quino se ha interesado por Freud. “Cuando comencé a dibujar –dijo en una entrevista– todo el tiempo me preguntaba qué era el humorismo. Leí a Freud y a otros autores en busca de respuesta, hasta que en un momento me dije que si tenía que trabajar todos los días era mejor que lo hiciera y no siguiera formulándome preguntas. Desde entonces no me lo pregunto más. Todo el mundo quiere saber qué es el humorismo y yo me digo por qué es más importante saber qué es el humorismo que saber qué es la angustia, por ejemplo.” Su reflexión tiene un tono claramente “mafaldesco”. ¿O será que Mafalda tiene un tono “quinoresco”? Quizá la segunda opción sea la más acertada. Como Gustave Flaubert dijo respecto de Madame Bovary, Quino podría decir respecto de Mafalda: “Mafalda soy yo”. Al menos, cuando le preguntaron qué era lo más argentino que tenía su personaje, se señaló a sí mismo.

A pesar del éxito, el historietista no está conforme. “Mafalda no está mal, pero me hubiera gustado más ser Picasso”, dijo en una entrevista pública. ¿Cómo explicarle que él es el Picasso de los historietistas y que su personaje logró lo que pocos personajes logran: vivir fuera del libro o, en su caso, fuera de la tira? Así como nos referimos al Quijote como si fuera un pariente o un viejo amigo, nos referimos a Mafalda como si fuera una chica increíble que conocimos en el barrio de San Telmo. Hay personajes de tinta que llegan a ser de carne y hueso. Por eso, Mafalda, feliz cumpleaños. Susanita te preparó una torta que decoró siguiendo un tutorial de You-Tube. Fue un gesto cariñoso de su parte. Eso sí, le puso 55 velitas para que todos sepan que en sólo cinco años serás una sexagenaria. El rencor barrial de las Susanitas no deja de expresarse aun en los actos más nobles. Tenés razón, sí, el mundo sigue siendo tanto o más inhóspito que en tu infancia, pero es un deber de los pesimistas lúcidos como vos señalar sus miserias con el puntero del humor y dejarnos a la vez sonrientes y perplejos. [Por Mónica López Ocón en Tiempo Argentino]

Pañuelazo en San Sebastián

aborto-sansebastiann_0

Los pañuelos verdes que simbolizan el reclamo por el aborto libre, legal y seguro en Argentina inundaron el Festival de San Sebastián. Los participantes del gran evento del cine se sumaron a la reivindicación de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo con un pañuelazo convocado por los realizadores de la película “La ola verde, que sea ley”. El documental del director Juan Solanas recupera las voces de las mujeres que pelearon por sus derechos en Argentina y a quienes el Senado dio la espalda aquel 8 de agosto en que rechazó el proyecto de la Campaña.

Las actrices argentinas Muriel Santa Ana y Mercedes Morán, acompañadas por el director del festival, José Luis Rebordinos, posaron en frente de decenas de personas en las escaleras del Kursaal Donostia con sus pañuelos verdes en alto. La iniciativa busca visibilizar el padecimiento de miles de argentinas a las que el Estado empuja a abortar en la clandestinidad, poniendo en riesgo su vida. [Página12]

Buenos Aires y Argentina hoy

Un policía de la Ciudad mató a un hombre de una patada
La escena tuvo lugar en Carlos Calvo al 2500, el lunes por la mañana. Según el video el hombre no se mostraba en una actitud agresiva, y estaba rodeado por cuatro policías y un patrullero. El impacto de la patada derribó al hombre que golpeó contra el asfalto y falleció poco después. [Continuar leyendo en diario Página12]

coto-credito-twitter-nico-ramos_0

Dos custodios mataron a golpes a un anciano con demencia senil
Paliza mortal en un hipermercado por no pagar
Ocurrió en la sucursal de Coto de San Telmo. El hombre se llevaba queso, aceite y un chocolate. Los vigiladores están presos. [Continuar leyendo en diario Página 12]
bsas_crop1562190314994.jpg_1734428432

Ola polar: 5 muertos por hipotermia

Las bajas temperaturas ya se cobraron sus primeras víctimas fatales en diferentes provincias de Argentina. Organizaciones sociales suplican a los transeúntes llamar a las líneas de asistencia cada vez que vean a una persona en situación de calle. [Continuar leyendo en diario Crónica]

Las elecciones en las PASO de hace diez días anticipan el fin de un gobierno que ha llevado al país al precipicio del default, a la miseria y al hambre de millones, a la fuga de capitales de los “avivados de siempre” y al enriquecimiento de una ínfima minoría en detrimento de las grandes mayorías. Mientras tanto, esta violencia se ensaña con los más indefensos.

A un año del voto de los dinosaurios del Senado argentino

mendoza

Hoy hace un año el Senado argentino negaba el derecho democrático elemental al aborto legal y seguro en hospitales público. Un puñado de dinosaurios votó en contra del proyecto que había sido aprobado en Diputados y que fue refrendado con la movilización de millones en las calles.

61332987_10220361001241654_2588675324438904832_n

La lucha continúa y no cejaremos hasta conquistar el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

D7q1fBEX4AAl5hP